Criaturas del agua de Magaly Sánchez

Ríos, mares y océanos y la historia humana nacida en sus orillas: Manco Cápac y Mama Ocllo emergen de las profundidades del sagrado Titicaca, Jesucristo es bautizado por Juan el Bautista en el puerto del Callao, Adonis contempla su belleza antes de caer dentro de la mítica laguna, el dios Neptuno nos observa cincelado en el mármol de la Fontana de Trevi.

Estas rápidas descripciones de los cuadros de Magaly Sánchez, artista que expone su séptima individual en Vértice (Ernesto Plascencia 350, San Isidro) nos advierten sobre la reflexión que bulle detrás de la muestra “Marcas de agua”, inaugurada el viernes: el agua como la materia vital que está presente en todos los actos y momentos de la vida.

Así, las obras que componen su trabajo exploran diversas situaciones, en las que el agua afecta la vida cotidiana a veces de forma violenta, otras de forma más tradicional.

Egresada de la Universidad Católica en 1992, la artista se acerca al tema desde el verano del 2007, cuando trabajaba el mar como pretexto para capturar estéticamente los brillos metálicos de las olas, la fascinante vibración de la luz en el agua. Pero es para esta muestra que la artista afina el concepto y empieza a investigar en el agua y sus relaciones con la creación, la sanación, lo ceremonial. “Soy de una formación más técnica que teórica. A través de mis vivencias voy encontrando la teoría. No intento comenzar una obra desde un discurso, sino buscar el encuentro entre ambas”, señala.

Los personajes que habitan las obras de Sánchez están en esta oportunidad acompañados de un elemento flotante que simboliza la salvación. Todos estos lúdicos elementos representan una lucha de poder contra las fuerzas de la naturaleza. Por ello, un gran salvavidas brillante, la única pieza escultórica de la muestra, se convierte en la metáfora de toda la exposición.

Enrique Planas
2009
Lima

< regresar